¿Qué tienen que ver el Doga® y la comunicación humana?

¿Por qué es tan importante saber comunicarme con mi perro?

Como en cualquier relación, ya sea entre humanos o entre especies diferentes, como en perros y humanos, la comunicación es la base de una buena convivencia. 

Desde mi punto de vista, la mayoría de problemas de convivencia entre los perros y sus familias tienen origen en una comunicación deficiente o inadecuada. 

Esta falta de comunicación suele darse porque interpretamos de manera errónea las señales, las conductas o los gestos que nos transmiten nuestros perros, debido a falsas creencias que la ciencia está demostrando que no son válidas. 

Por el contrario, cuando nosotros empezamos a cambiar la forma de ver a los animales, a los perros en este caso y de actuar con ellos, vemos como los problemas entre nosotros empiezan a disminuir.

¿Cómo entienden los perros el lenguaje humano?

Hace unas semanas ya hablamos del lenguaje canino para practicar Doga® y hoy toca hablar de cómo influye nuestro lenguaje humano en la práctica. 

Nuestro lenguaje, no sólo verbal, sino también corporal y el resto de señales que emitimos, influyen a la hora de conseguir que nuestro perro esté cómodo con nosotros y se interese por lo que hacemos. 

Al practicar Doga® con tu perro toma conciencia de que vas a invadir su espacio personal y vas a manipularle. Aquí, dependiendo de la personalidad y experiencias de tu perro, puede estar encantado de la vida o puede pensar “¿De qué vas?”

Por eso, como hemos dicho en otras ocasiones, deja que sea él quien marque el ritmo y respeta al máximo a tu perro

¿Cómo usar los canales de comunicación humanos en la práctica de Doga®?

Cuando practiques Doga se consciente de cómo utilizas tus canales de comunicación. 

Todos van a dar mucha información a tu perro sobre cómo te sientes en ese momento. 

Esta información será vinculante para que la práctica sea beneficiosa para los dos.

Los canales de comunicación que vas a usar durante la práctica son: 

  • Tus gestos: Aunque no lo creas, tus gestos también transmiten tus emociones y dan información a tu perro, así que ajústate a lo que tu perro está acostumbrado en la medida de lo posible. Además, si es tímido o tiene miedo, muévete tan despacio como tu perro necesite, obsérvalo y haz que se sienta cómodo, la práctica es para él. 
  • Tu voz: Úsala para relajar, cuanto menos hables mejor, pero si lo haces, hazlo bajito y despacio. Si tu perro es muy sensible, avísale cuando vayas a tocarlo con tu tono más relajado, así se sentirá más cómodo. 
  • El tacto de tus manos: Es un sentido primordial en Nuestro Doga®. A través de nuestras manos también transmitimos emociones a nuestro perro. Una manipulación brusca y rápida va a activar a tu perro, sin embargo, si tocas de manera suave y lenta le va a relajar. Si antes de empezar la práctica sientes que estás un pelín acelerada, para, medita y dedícale un tiempo a tu propia relajación. 

Como ves, para tener en cuenta estos tres factores de la comunicación, necesitas tu consciencia plena para no comunicarle a tu perro lo que no quieres.

A veces la práctica no fluye y no sabemos por qué, pero cuando nos damos cuenta, estamos tocando muy rápido o hablando alto y ya hemos incomodado a nuestro perro durante nuestro momento Doga®.

Por lo que si ves que algo no funciona entre vosotros, mira primero hacía ti y después piensa en cómo está tu perro. 

Por último, como hablábamos en un post anterior sobre ¿Cómo se si a mi perro le gustan las caricias?, es importante que tengas en cuenta: dónde tocar, cuándo tocar y cómo tocar para no incomodarle, adaptarte a tu perro y que disfrutéis de ese momento los dos juntos. 

Y recuerda Doga sois tu perro y tú. 

Descubre Nuestro Doga®  y aprende a fluir con las emociones tanto tuyas como de tu perro.

Si quieres saber más sobre Doga®, te animo a que nos sigas en este blog o en redes sociales @nuestrodoga para no perderte nada.

Aprended esta gran disciplina juntos, los dos, a vuestro ritmo, respetándoos y viviendo vuestro momento.

Equipo Doga®, escrito por la integrante Ofelia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *