Partes de una sesión de Doga®: Figuras y ejercicios conscientes

Seguimos con nuestros artículos presentándote las partes de una sesión de Doga®.

Hasta ahora hemos visto la respiración inicial y la relajación final, los masajes superficiales y ahora vamos por las figuras y ejercicios conscientes.

¡Empezamos!

¿Qué son las figuras y los ejercicios conscientes en Doga®?

En Nuestro Doga, a lo más conocido como “Asanas” nos gusta llamarlas figuras de Doga®.

Y ¿por qué figuras?

Son figuras porque buscamos la armonía y la comunicación en todo momento con nuestro perro, ya sea de una forma más directa o indirecta, pero siempre en conexión.

Es importante que antes de explicarte las figuras como tal, remarquemos nuestro lema: “eres responsable de tu cuerpo y el de tu perro”

Es decir, es muy importante la consciencia de nosotros y nuestro compi como binomio desde el momento en que ya nos planteamos hacer Doga® y las necesidades y ajustes que necesitamos cada uno.

Además, como hemos visto antes, el Doga no empieza con las figuras, hay una preparación previa antes de llegar a la sesión y durante la sesión antes de llegar a hacer las figuras.

Tipos de figuras en Doga®

Para explicaros el tipo de figuras que podéis encontrar haremos menciones a asanas para que imaginéis el cuerpo de la persona. Recordad que el protagonista de la sesión es nuestro perro así que las adaptaremos a sus necesidades: 

  • Figuras de calentamiento: Aprovecharemos para calentar nosotras mientras invitamos a nuestro perro a acercarse, colocarse en la esterilla o participar directamente en las figuras. Calentaremos con un encadenamiento de asanas como el saludo al sol o la figura de la Mariposa (adaptación de  Badha konasana). Si nuestro perro se acerca, podemos empezar a tomar contacto con masajes relajantes.
  • Figuras de suelo activas: Son las que nos ponemos más cerca de nuestro perro. Si no está preparado pueden ser invasivas para él, respeta sus necesidades ante todo. Por lo contrario, a otros perros les produce curiosidad vernos tan cerca y son ellos los que te invaden a besitos y atención. Deja espacio y tiempo para que sea él el que vaya a tu encuentro. Un ejemplo de figura de suelo puede ser la Cobra (Ad. Bhujangasana) o la del Gato (Ad. Marjarysana) donde nuestro perro puede estar echado a nuestro lado.
  • Figuras de suelo para descanso: La figura de descanso por excelencia es la del Niño (Ad. Balasana) donde podemos flexionar y estirar los brazos al encuentro de nuestro compi.
  • Figuras de pie: Hay varias figuras algunas conocidas como Pinza (Ad.uttanasana) el árbol (Ad. Vrkasana) y una de nuestras preferidas, el Observador (Ad. de Tadasana) que es aquella donde ponemos toda la atención a nuestro cuerpo y a la mirada hacia nuestro perro. En algunas de pie, también podemos incluir aquellas donde nos estiramos con un abrazo con nuestro perro levantándole las patas delanteras, siempre bien guiadas y posicionadas.
  • Los guerreros: Adaptaciones de las conocidas Virabhadrasana, que hay varias posturas. Siempre vamos a acompañar y guiar a nuestro perro para que estire y suba las patas delanteras apoyándose en nosotros. También, para perros pequeños, podemos hacer una sujeción de confianza con el brazo y combinando con puntos de apoyo en nuestro cuerpo.
  • Figuras de torsión: Son aquellas donde una parte del cuerpo está torsionada o en dirección contraria a otra extremidad, aún así siempre en armonía (Ad. Marichyasana). En este tipo de figuras, hay que estar muy pendientes de nuestro cuerpo y será el perro es quien nos da apoyo a nosotros, ya sea a nuestro lado o acompañando nuestros movimientos. ¡Estas figuras son perfectas para binomios experimentados!
  • Figuras de relajación: Qué mejor que la adaptación de Savasana para crear este momento de calma junto a tu compi y poder ser consciente del aquí y ahora. A pesar que muchas figuras suelen tener protagonismo por la armonía y el movimiento conjunto que se crea con tu perro, la figura de relajación es el momento más deseado y de conexión de nuestras sesiones.

Lo básico a tener en cuenta en todas las figuras de Doga®

Te recuerdo de nuevo que tú eres responsable de tu cuerpo y del cuerpo de tu perro. Ante cualquier duda, pregunta a tu profesional de confianza antes de realizar cualquier figura. 

Por otro lado, para todas las figuras de Doga®, tienes que estar atenta a los movimientos que estamos realizando, a las necesidades de tu perro para poder apoyarlo y observar si está cómodo en todo momento.

Concretamente, se consciente durante toda la práctica de figuras de:

  • Tu cuerpo: encargado de ejercitar, conectar y comunicarte con tu perro de formas nuevas.
  • La respiración: te ayuda a armonizar, acompañar a tu cuerpo en movimiento e informar de tu actividad al perro.
  • El tacto: sentido encargado de conectar, comunicar y reconocer a tu compi perruno con su temperatura, respiración, musculatura, entre otros.
  • El entorno: es el medio donde se crea la conexión entre vosotros y permite que seáis los protagonistas.

Finalmente,  quédate con que cada vez que practicas algunas de las figuras que hemos enumerado, estamos haciendo un ejercicio de plena consciencia y multifuncionalidad lado de nuestro perro. 

Recuerda que cada vez que practicas Nuestro Doga® estás aprendiendo, de ti como humana, de tu perro y de vosotros como binomio.

Y lo más importante, no hay prisa por nada, no hay prisa por aprender una figura, ni por posar. Cada momento Doga es único y cada figura es y será vuestra en ese momento y en ese contexto determinado.

Descubre Nuestro Doga®  y aprende a fluir con las emociones tanto tuyas como de tu perro.

Si quieres saber más sobre Doga®, te animo a que nos sigas en este blog o en redes sociales @nuestrodoga para no perderte nada.

Aprended esta gran disciplina juntos, los dos, a vuestro ritmo, respetándoos y viviendo vuestro momento.

Equipo Doga®, escrito por la integrante Beth.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *