¿Cómo me relaciono con mi perro desde la calma?

¿Cuál es tu relación con la calma como humano?

Compartimos nuestros día a día con nuestros compañeros perros casi sin darnos cuenta.

Sin embargo, ellos no cesan de observarnos y de ver cómo corremos de un lado para otro, sin pararnos a sentir el momento que estamos viviendo, a veces, sin mirarlos.

Es verdad que vivimos en un mundo en el  que todo es inmediatez y prisas. Si nos centramos en el momento, seguro que podríamos vivirlo con más consciencia.

¿Te has llevado alguna vez el móvil mientras estás paseando con tu perro? 

Hay veces que, ellos llevan todo el día esperándonos y cuando salimos, nos ponemos a atender tareas que nos parecen “imprescindibles” en ese momento y nos perdemos sus correteos, su manera de comunicarse con otros perros, su forma de oler el mundo, etc.

A esto me refería cuando hablo de vivirlo con más consciencia.

¿Le pides a tu perro la calma que tú no consigues en tu día a día?

Los seres humanos somos así, sin querer, pensamos en nosotros y en lo que queremos de nuestro perro sin ponernos en su lugar. 

¿Alguna vez te has sentado en el suelo a respirar y mantenerte consciente en tu cuerpo y en el de tu perro? 

¿Has puesto el foco en vuestras sensaciones corporales, en vuestro lenguaje sin palabras?

¿Sabrías decir cuántas veces te mira tu perro durante el paseo para comunicarse contigo?

Si nosotros mismos no somos capaces de relacionarnos con el medio, con otros humanos y con nosotros mismos con calma, ¿Cómo vamos a hacerlo con nuestro perro? O voy más allá ¿Cómo vas a pedírselo a tu perro?

El Doga y la relación con tu perro desde la calma

En nuestras  sesiones de Doga, recuperamos esta forma más “primitiva” de relacionarnos con nuestro perro.

Aprendemos a interactuar con él de un modo diferente al que lo hacemos normalmente. 

Para llegar a esta calma, nos centramos en el momento presente y en cómo percibimos a través de cada uno de nuestros sentidos: vista, tacto, olfato, oído…

Cuando vas incorporando la práctica de Doga de manera regular a vuestra vida, verás que se establece una relación nueva con tu perro, empiezas a entender su forma de comunicarse contigo, sus necesidades y también las tuyas.

Vais a compartir momentos en los que tu atención únicamente se centrará en tu acompañante perruno y en ti. 

Descubrirás una nueva forma de mirar y relacionaros. Como si fuera la primera vez que os veis: sin juicios, sin expectativas, desde la calma que ofrece vivir únicamente el presente con todos vuestros sentidos.

¿Te apuntas a este nuevo viaje?

Descubre Nuestro Doga®  y aprende a fluir con las emociones tanto tuyas como de tu perro.

Si quieres saber más sobre Doga®, te animo a que nos sigas en este blog o en redes sociales @nuestrodoga para no perderte nada.

Aprended esta gran disciplina juntos, los dos, a vuestro ritmo, respetándoos y viviendo vuestro momento.

Equipo Doga®, escrito por la integrante Ángeles.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *